Jack McAuliffe: el pionero de la cerveza artesana

¿De dónde surge el boom de la cerveza artesana?

En Mondoré somos amantes de la cerveza y, por supuesto, estamos encantados de la explosión de la cerveza artesana. Creemos que no se trata de una moda pasajera, sino que es un modelo de producción y consumo que ha llegado para quedarse. Por eso, desde nuestra cervecería en Sant Antoni hoy nos proponemos que conozcas mejor los orígenes y los motivos del crecimiento de este fenómeno.

Un poco de historia de la cerveza

 
La cerveza es una bebida que ha acompañado al ser humano desde hace más de 10.000 años. En Mesopotamia y Egipto era una bebida muy apreciada, consumida por todos los estratos sociales. En Europa, los restos más antiguos se han encontrado al lado de Barcelona, en la Cova de Can Sadurní (con más de 6.400 años), aunque sin olvidar los encontrados en el Valle de Ambrona (Soria), con 4.400 años antigüedad y donde se plantea la posibilidad de que se remonte más atrás aún.

Cerveza en el antiguo Egipto
Los egipcios reflejaron el consumo de cerveza en sus construcciones

La elaboración de la cerveza fue cambiando y tomando variantes regionales, sin cambios importantes hasta 1516, cuando se dicta la Ley de Pureza de la Cerveza Bávara de la que hemos hablado en otras ocasiones. Esto supuso la implantación del lúpulo, desplazando a los gruits. A todo ello, hay que sumar el descubrimiento y popularización del lúpulo lager y así, llegada la Revolución Industrial se comienza a explotar la comercialización de cerveza, es la pale lager la que resulta más barata y fácil de producir. Este será la cerveza predominante desde finales del siglo XIX y durante casi todo el siglo XX.

Por supuesto, siempre han quedado pequeños reductos donde se ha seguido elaborando una cerveza más tradicional y se han conservado otras variedades. Bélgica y sus abadías son un ejemplo, pero también pequeñas empresas alemanas y la costumbre existente en toda Centroeuropa de que cada taberna o restaurante elabore su cerveza de la casa. ¡Cerveza artesana en toda regla!

Una reacción frente a lo establecido

 

Logos New Albion Brewing Company
Los logos originales de la New Albion Brewing Company

De este modo, llegamos a finales del siglo XX con grandes multinacionales elaborando cerveza industrial y copando el mercado con un producto en muchos casos de poca calidad. Este fue el principal motivo de que pequeños grupos de amantes de la cerveza, buscando sus raíces y sabores originales, comenzaran a montar las primeras microcervecerías.

Los países pioneros en este movimiento fueron Estados Unidos y Reino Unido. En el primero es fundamental la californiana New Albion Brewing Company, fundada en 1976 y que fue una inspiración en todo el país. Jack McAuliffe (el señor de la imagen principal de este post), tras pasar un periodo en Escocia, quiso reintroducir en EE.UU. sabores perdidos y reivindicar la cerveza tradicional. Logró crear la primera microcervecería como las conocemos hoy y, aunque tuvo que cerrar por las dificultades del mercado, abrió el camino a muchas otras y recientemente ha sido revivida como reconocimiento a su papel de piedra fundacional.

Campaign For Real Ale
Campaña por una Ale de verdad

En Reino Unido, la gran cultura de pub y cervecera logró desde la década de 1970 luchar contra los grandes oligopolios que se habían hecho con las cervecerías. Hay que destacar el papel de Campaign for Real Ale (CAMRA), una organización de consumidores que desde 1971 promueve la cerveza y la sidra de calidad a través de publicaciones, eventos y premios alrededor de las elaboraciones artesanas y tradicionales.

Y… ¿qué pasa en España?

 
En los países anglosajones, así como en el centro de Europa, llevan décadas desarrollando redes de microcervecerías y devolviendo a los amantes de esta bebida sabores perdidos. Sin embargo, en España es un fenómeno que no ha entrado con fuerza hasta la segunda década del siglo XXI. Los motivos son principalmente dos: el primero es que la cultura mediterránea está asociada con el vino, la bebida estrella en la península, Francia, Italia o Grecia. El segundo es la gran fuerza de las empresas productoras y distribuidoras: casi todas las cervezas industriales son producidas por media docena de corporaciones.

Sin embargo, la democratización de la información y del turismo ha creado un mayor interés por la gastronomía entre las clases medias, especialmente en los urbanitas nacidos a partir de la década de los 80. Esto, junto a movimientos como el slow food, ha creado el caldo de cultivo perfecto para traer de vuelta a la cerveza como una bebida gastronómicamente de calidad y no como refresco. La historia que tiene detrás la cerveza, el legado cultural que va más allá de la bebida, es fundamental en este sentido.

Cerveza artesana catalana Guineu
Guineu es una de nuestras microcervecerías favoritas

La cerveza artesana aspira a hacerse con un tercio del mercado en España ya en este año, por lo que ya no se trata de algo circunstancial a nivel empresarial. Muchos bebedores casuales de cerveza han descubierto que es una bebida que puede estar llena de matices y que lleva unida el afán de muchos microcerveceros de no perder una parte del legado gastronómico europeo, recuperando viejas recetas y distintas elaboraciones.

¿Qué opinas? ¿Crees que estamos ante un boom pasajero o ante un fenómeno que se quedará en nuestros restaurantes, bares y casas? Si quieres, podemos debatirlo en nuestra cervecería en Sant Antoni mientras probamos algunas de nuestras favoritas. ¡Te esperamos!

Contáctanos

C/Floridablanca, 3

08015 Barcelona (Spain)

T +34 934 260 456

ENVÍANOS UN MENSAJE



Quiero Recibir noticias de Mondoré

He leido y acepto el aviso legal

Optimizado por 021bcn